SUBASTA INVERSA EN EL PERU

La Red de Abastecimiento en su afán por mejorar los procesos de abastecimiento en el país, abré este canal de comunicación con columnas que se irán renovando en forma quincenal y visualizan lo que otras naciones están realizando para perfeccionar sus modelos de contratación, su implementación y sus resultados. La primera columna internacional será la enviada por nuestro amigo Roberto Reynoso del Perú y trata sobre el modelo denominado "Subasta Inversa" y que hoy esta implementada en el Sistema de Contratación Peruano, con éxito, en especial en el sector salud. Del Autor Roberto Reynoso Peñaherrera Abogado, egresado de la Pontifica Universidad Católica del Perú, con estudios de Maestría en Administración, Derecho y Economía de los Servicios Públicos, y especializado en contratación pública y derecho administrativo. Árbitro y Conciliador Extrajudicial. Fue Asesor Legal del Consejo Superior de Contrataciones del Perú y es actual Asesor Legal de Electroperú S.A. Ponente en conferencias, seminarios y talleres especializados en derecho administrativo y contratación pública. Perú Con 1.285.215 km2, el Perú es tercer país de mayor extensión en América del Sur, después de Brasil y Argentina, situándose así entre los 20 países más extensos del planeta. El Perú se encuentra organizado políticamente en 24 departamentos (Amazonas, Ancash, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Ica, Junín, La Libertad, Lambayeque, Lima-Provincias, Loreto, Madre de Dios, Moquegua, Pasco, Piura, Puno, San Martín, Tacna, Tumbes y Ucayali), además del Callao, provincia constitucional. Contiene 27.000.000 de habitantes, en donde un 72,3% es población urbana y el resto rural. El Perú es un país de todas las sangres. A través de su historia, el Perú ha sido el punto de encuentro de diferentes razas y culturas. A la población nativa se sumaron, hace cerca de 500 años, los españoles. Producto de ese encuentro, enriquecido posteriormente con las migraciones de negros, asiáticos y europeos, emerge el hombre peruano, representante de una nación cuya riqueza étnica constituye una de sus más importantes características. La Subasta Inversa en el Perú En el Perú las Entidades que conforman en aparato estatal deben desarrollar procedimientos de cumplimiento obligatorio a efectos de adquirir bienes, contratar servicios y ejecutar obras en las mejores condiciones, pero a la vez garantizando el respeto de los principios que rigen la contratación gubernamental, con especial atención en el de transparencia, libre competencia, y trato justo e igualitario; en el entendido que se están empleando recursos públicos con el objetivo de satisfacer finalidades publicas. No obstante, la experiencia nos dicta que el desarrollo de tales procedimientos no está exento de dificultades, generadas por deficientes programaciones, falta de capacitación de los funcionarios, y también por los propios proveedores, quienes en muchas ocasiones retrasan los procesos sin mayor sustento o incumplen con las condiciones contractuales. Lo antes indicado ocasiona que – en algunos casos – las Entidades se vean imposibilitadas de adquirir o contratar de manera eficiente, es decir, de forma oportuna y con la calidad requerida. Tales situaciones impulsaron a que la vigente normativa de contrataciones y adquisiciones del Estado, incluyera modalidades especiales para la selección de proveedores con la finalidad de optimizar su gestión, como son las Compras Corporativas, el Convenio Marco y la Subasta Inversa, presencial o electrónica; las mismas que tienen su origen en el intercambio de experiencias con los países de la región, específicamente Chile y Brasil, y en el uso de tecnologías de la información. Es la subasta inversa la modalidad que analizaremos a continuación. Por definición, una subasta es un mecanismo de transacción económica por el que se determina la asignación de recursos (ya sea un bien o servicio), tomándose como referencia el precio, el cual aumentará o disminuirá en función a las pujas efectuadas por los potenciales compradores o vendedores. De los diversos tipos de subasta existentes, la que nos interesa para efectos del presente trabajo es la denominada subasta en reversa, llamada también “subasta inversa”, conforme a la cual los probables compradores elaboran una lista de bienes o servicios que desean adquirir o contratar, definiendo sus características y especificaciones, sobre los que los potenciales vendedores ofertarán su mejor precio, efectuándose la puja hacia la obtención del precio más bajo posible. A través de la modalidad de selección por subasta inversa, las Entidades del Estado adquieren bienes y servicios comunes y estandarizados con características y condiciones previamente definidas, utilizando un procedimiento público y expeditivo en el que sólo se califica el precio que ofrecen los postores, siendo adjudicada la buena pro al postor que oferte el menor precio. En su vertiente electrónica, el procedimiento se efectúa íntegramente en Internet, efectuándose los lances en línea. De lo señalado en el párrafo precedente, se advierte que este mecanismo de selección reviste dos particularidades esenciales. La primera de ellas radica en que las características técnicas de los bienes y servicios han sido predeterminadas e incluidas en fichas técnicas que forman parte del listado de bienes y servicios comunes, que para tales efectos se publica en el Sistema Electrónico de Adquisiciones y Contrataciones del Estado (SEACE). La segunda, consiste en que la evaluación de la propuesta estará centrada exclusivamente en el precio ofertado. Así, para la adquisición de bienes contenidos en el referido listado, las Entidades deben realizarse obligatoriamente un proceso de selección bajo la modalidad de Subasta Inversa, ya sea presencial o electrónica, siempre que el bien o servicio contenido en el listado cuente con las condiciones y características que requieren. PROCEDIMIENTO A grandes rasgos la Subasta Inversa presencial reviste el siguiente procedimiento: 1. El plazo entre la convocatoria y el acto público será de ocho (8) días cuando menos. 2. En un único acto público que se efectúa de manera presencial se presentarán las propuestas, se efectuará la puja (lances verbales) y se otorgará la buena pro. 3. El postor que haya ofertado el menor precio dará inicio a los lances, continuando los demás postores en el orden de prelación que hayan ocupado. El periodo de puja culmina cuando se ha identificado el precio más bajo. 4. Una vez culminado el periodo de puja se asignará cien (100) puntos a la propuesta de menor precio, y al resto de propuestas válidas el puntaje inversamente proporcional, en función al último precio ofrecido. La buena pro se otorgará al postor que haya obtenido el mayor puntaje. El procedimiento de la Subasta Inversa Electrónica de modo resumido es el siguiente: 1. El proceso de selección se desarrollar íntegramente a través del módulo transaccional del SEACE, desde la convocatoria hasta el otorgamiento de la buena pro. 2. En la propuesta económica el proveedor deberá indicar su oferta inicial, el monto de decremento y el monto mínimo que esta dispuesto a ofertar. En función a su oferta inicial el sistema le asignará el turno en que la aplicación electrónica efectuará los lances de manera automática a través de agentes electrónicos. 3. Una vez efectuado los lances con agentes electrónicos, el sistema registrará los resultados finales en esta etapa, los que constituirán los precios base para el inicio de la mejora de precios. 4. En la etapa de mejora de precios los participantes podrán formular lances en línea y en tiempo real, visualizando su oferta y la oferta con monto mínimo vigente en dicho momento. 5. Al concluir la mejora de precios, el sistema le asignará a cada proveedor el puntaje que les corresponda. Luego, el Comité Especial deberá evaluar la documentación únicamente del proveedor con mejor puntaje, y en caso de estar conforme le adjudicará la buena pro, caso contrario, evaluará la documentación del postor que ocupó el segundo lugar, y así sucesivamente. 6. Acto seguido, el sistema emitirá el acta de adjudicación en el que constarán todas las ocurrencias del proceso de selección. 7. La información de la gestión de la subasta inversa electrónica será de acceso público, con lo que la colectividad en su conjunto tendrá la posibilidad de visualizar y fiscalizar el uso de los recursos públicos. SITUACIÓN ACTUAL En la actualidad en la página web del SEACE se encuentran publicadas las fichas técnicas de 493 productos, entre los que tenemos medicamentos, alimentos, útiles de escritorio, combustible, mobiliario escolar, conductores eléctricos, entre otros; listado que se incrementará de manera exponencial, dado el éxito que el uso de la Subasta Inversa está representando para las compras gubernamentales en el Perú. En cuanto a los servicios, se encuentra en proyecto la ficha del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), servicio que es estándar en la medida que sus prestaciones se encuentran determinadas claramente por Ley. Durante el año 2006 se han efectuado operaciones empleando la subasta inversa por un monto aproximado de US$ 200’000,000.00 y en los meses de enero y febrero de 2007 operaciones cerradas por el monto de US$ 30’000,000.00, con un porcentaje de ahorro del orden del 6% tomando como referencia el precio de convocatoria. CONCLUSIONES De acuerdo con lo señalado, podemos concluir que la modalidad de selección de proveedores por subasta inversa involucra una serie de beneficios en la contratación pública, tanto para las Entidades como para los proveedores, que se pueden resumir en las siguientes: Beneficios para el Estado a) Permitirá a las Entidades del Estado racionalizar sus recursos, obteniéndose ahorros en tiempo, dinero y recursos humanos. b) Posibilidad de efectuar las adquisiciones o contrataciones de manera oportuna. c) Facilitará el control y la supervisión de las contrataciones efectuadas por las diversas Entidades del Estado. Beneficios para los proveedores a) Fomenta la participación de proveedores de diferentes localidades a nivel nacional e internacional. b) Mayor transparencia de las contrataciones, lo que generará una mayor confianza en el sistema. Reducción de costos burocráticos de los procesos de selección.